sábado, 12 de enero de 2008

MARCEL MARCEAU

http://www.latercera.cl/medio/articulo/0,0,3255_5700_299716566,00.html

El legendario mimo Marcel Marceau murió a los 84 años. Con su personaje tragicómico Bip, Marceau cautivó a audiencias de todo el mundo durante décadas.

El primer ministro, Francois Fillon, afirmó que las "historias sin palabras" dieron a Marceau una capacidad infrecuente: la de comunicarse sin límites con todo el mundo. "Era un hombre misterioso", dijo el periodista y escritor Jacques Chancel a la radio France Info. "Hablaba en silencio. Hablaba sin palabras y no hay muchas personas que hablen sin decir nada". El Presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, le rindió "un homenaje dictado por la emoción, la admiración y el respeto". "Con Marcel Marceau Francia pierde a uno de sus embajadores más destacados. Seguirá presente entre nosotros gracias a su preocupación por la enseñanza y la transmisión", agregó el Mandatario.

Marceau nació como Marcel Mangel el 22 de marzo de 1923 en la ciudad de Estrasburgo. Su padre, un carnicero judío, fue capturado por la Gestapo durante la ocupación nazi de Francia y asesinado en Auschwitz. Con su rostro pintado de blanco, sus zapatos blandos y un sombrero maltrecho coronado con una flor roja, el famoso mimo abarcó toda la gama de las emociones humanas en el escenario durante más de 50 años, sin pronunciar palabra. Fuera del escenario, era un parlanchín connotado. "Nunca hagas hablar a un mimo. No se detendrá", dijo alguna vez. "¿Acaso los momentos más conmovedores de nuestra vida no nos encuentran sin palabras?", declaró en una ocasión.

El artista tuvo una estrecha relación con Chile. En el año 2005 se presentó y conmovió a todos en el Teatro Teletón. El mismo año la prensa nacional le entregó el premio al Aporte Trascendental al Espectáculo Universal. Marceau afirmó que para ser mimo se necesitaba mucha concentración, "ser mimo es todo un misterio, en el arte del mimo se necesita concentración y visión de lo que se muestra", dijo.
Tuve la oportunidad de verlo en vivo y en directo en mayo del año 2000, en el Jardín Hidalgo de Coyoacán, en la Ciudad de México. Fue breve y efímero. Toda la tarde esperando entre la multitud con mi amiga Diana. Era una de las primeras ocasiones en que el nuevo gobierno del DF realizaba espectaculos gratuitos. Marcel Marceau dio una lección de civilidad y respeto entre el artista y el público al simplemente concluir su representación de manera abrupta al ver como un grupusculo de idiotas simplemente para ver mejor hizo a un lado las sillas y a la gente que tenía su lugar y se plantó en el proscenio, por lo que el gran Bip simplemente se retiró para no volver. Entendi lo que debe de ser ese respeto mutuo entre público y artista. Algunos entendieron, otros simplemente no, seguramente fueron los mismos que se molestaron y pusieron el grito en el cielo porque ya no regreso al escenario. Yo creo que Bip les hubiera contestado, así sin palabras, con una gran sonrisa.
Publicar un comentario