Sobre el autor

Nací en Bilbao, en el seno de una familia muy viajera, hijo de un ingeniero guipuzcoano y una sevillana bailaora. Soy el menor de cuatro hermanos, todos emprendedores y aventureros. Nacho, el mayor, además de fan de los deportes de aventura, es todo un bloguero corporativo. Javi es un veterinario motero criador de loros y Carlos es un informático fotógrafo submarinista.

Crecí en un pueblo costero del litoral vizcaíno llamado Getxo. Pasé mi más tierna infancia en el Colegio Urdaneta de los Padres Agustinos de Loiu. Allí fui miembro -primero como chaval y después como monitor- del Club de Tiempo Libre Gazte Makaldia, con quienes fui a mis primeros campamentos y subí las primeras montañas. Siempre en paralelo a los estudios, me fui adentrando en el mundillo del voluntariado, coordinando el grupo de Gesto por la Paz en mi barrio, trabajando con jóvenes con discapacidad en Uribe-Costa o con niños gitanos de Málaga con Acción Solidaria.

Estudié Dirección de Empresas en La Comercial de Deusto, donde entré a formar parte de AIESEC. El último año de carrera, lo pasé en México, donde estudié una especialidad en Intercultural Management en el Tec de Monterrey e hice mi práctica en Carrefour, en un proyecto de planificación de estrategias de marketing para América Latina con la Boston Consulting Group. Después de sobrevivir un semestre en el DF, recorrí el Sur de México con una mochila y terminé de titiritero en unas comunidades rurales indígenas de la Sierra Norte de Oaxaca con unas amigas francesas.

Tras terminar la carrera, y tras un breve periodo de unos pocos meses estudiando un curso en Comercio Exterior en la Cámara de Comercio de Bilbao, regresé a América Latina, con una beca de la Cátedra UNESCO de Formación de Recursos Humanos, para trabajar durante un año en la Fundación Vasco Chilena para el Desarrollo, asesorando por un lado a ONGs e instituciones chilenas en la elaboración de proyectos de Cooperación internacional al Desarrollo para ser financiados por el Gobierno Vasco, y por otro lado apoyando la internacionalización de pymes vascas a través de estudios de mercado y misiones comerciales con la SPRI.

Enamorado de Chile en general y de una chilena en particular, opté por quedarme en el país, trabajando como consultor organizacional en ProQualitas - Adventure Learning, una pequeña pero innovadora empresa consultora a la vanguardia en metodologías de formación experiencial y cambio cultural. Allí me curtí en mil batallas, forjando el consultor-facilitador que llevaba dentro de mí, al mismo tiempo que descubría otras realidades de Chile, acompañando a jóvenes de la Casa de Acogida de La Legua, a una microempresaria del Programa Emprender Juntos de la Fundación de Superación de la Pobreza y facilitando talleres para emprendedores de contextos vulnerables en el Infocap, o apoyando en el lanzamiento de un programa de voluntariado en la Teletón.

Tras tres años en las trincheras del mercado de la consultoría, y motivado por un postgrado en Interculturalidad y Desarrollo local en la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso, opté por aplicar todo lo aprendido en un ámbito más social, por lo que comencé a trabajar como Director del Centro Cordillera de Lo Barnechea. Allí, tras un concienzudo diagnóstico territorial, coordiné numerosas iniciativas de desarrollo local ligadas al turismo sustentable y la educación ambiental en colaboración con otras instituciones (Protege, Conaf, Sendero de Chile, EuroChile, entre otras).

Al nacer mi primera hija, bajé de las montañas a la ciudad y comencé a dar clases de Desarrollo Local Sustentable y otras materias de gestión en la Facultad de Ecología y Recursos Naturales de la Universidad Andrés Bello, compaginando la docencia con proyectos de consultoría en los ámbitos de la responsabilidad social (con el Pacto Global y AXISrse), coaching intercultural (con Global-Dynamics, Crown Relocations y Berlitz Cultural Consulting) y desarrollo organizacional (con MAS Consultores y Fundación Chile).

Tras un año en Suecia, estudiando un Master en Liderazgo Estratégico para la Sustentabilidad, he vuelto a Chile para contribuir con mi granito de arena a la reconstrucción del país, a través de Kaleidoskopios y Glocalminds llevando las nuevas metodologías de transformación organizacional (Natural Step, el Arte de Acoger conversaciones que importan, Facilitación Visual, Teoría U) que he aprendido investigando en las más innovadoras escuelas de emprendizaje y sostenibilidad de Europa según Peter Senge (Team Academy, KaosPilots, YIP, MSLS).

Estoy casado con Yohana, una hermosa trabajadora social chilena. Tenemos dos hijos, Amanda y Salvador, que son la auténtica fuente de nuestra alegría e inspiración para trabajar por un mundo mejor para ellos.

Dossier de Prensa