martes, 23 de marzo de 2021

Bienvenida a la tribu

¿Has sentido alguna vez 
lejos de tu hogar,
a miles de kilómetros 
de tu país o lugar,
un profundo vínculo
con una gente extraña,
sentada en círculo
cada quien con su maña?

¿Has sentido alguna vez
esa secreta complicidad 
de pertenecer a una tribu,
una familia ampliada,
esa rara sensación 
de sentirse en casa?

¿Has sentido alguna vez
esa bella sensación
de fluir como un pez
en una conversación?

¿Has vivido alguna vez
ese momento vital
provocado 
por una simple
pero poderosa pregunta?

¿Has sentido alguna vez
el abismo 
de sostener en silencio 
ese vértigo 
ante tu propio vacío?

¿Has sentido alguna vez
la magia que emerge
en la escucha profunda 
del futuro emergente?

¿Te has sorprendido alguna vez
por la vida misma 
que cobra vida 
entre palabras y dibujos 
de un sencillo mantel?

¿Has sentido alguna vez
ese temor insondable 
de habitar el borde 
del no saber?

¿Has sentido alguna vez
ese loco espacio
entre el caos y el orden
donde surge el ser?

¿Has lanzado alguna vez
una afilada pregunta
como flecha al cielo 
sin saber dónde va a caer?

¿Has sentido alguna vez
esa chispa de coraje
que te empuja 
inexorable
a dar un paso al frente 
en el Proaction Café?

¿Has sentido alguna vez
ese profundo alivio 
tras tocar la campanita,
del Espacio Abierto,
cuando alguien se levanta 
a escribir en un papel?

¿Has sentido alguna vez
el corazón palpitar
fuera del pecho
al celebrar la cosecha 
de todo lo dicho y hecho?

¿Has sentido alguna vez
la oxitocina inundar
cada célula de tu organismo,
enamorándote  de todos 
incluso de ti mismo?

¿Has deseado alguna vez
que toda la vida 
o que todo el mundo
fuera como en ese taller?

¿Has sentido alguna vez
un espacio seguro
para atreverte a ser
lo que anhelas ser?

¿Has sentido alguna vez
el humilde orgullo
de permitir a otros brillar?

¿Has sentido alguna vez
tu mente explotar
tu corazón vibrar
tu cuerpo temblar
tu alma saltar
tu espíritu danzar
al momento de facilitar?

Si tu respuesta es sí
a más de alguna 
de estas preguntas,
te damos la bienvenida.
Ya eres parte de esta tribu
del arte de anfitrionar.

domingo, 7 de marzo de 2021

Poesía

Al fin y al cabo, ¿qué es la poesía

si no un desgarrador juego de palabras? 

Amarte

 Amarte fue mi pecado y mi terapia.

viernes, 26 de febrero de 2021

Morir, Soñar, Vivir

Cuando llegó el momento de vivir,

sentí que solo quería morir.

Así que me puse a dormir,

para no tener que vivir.


Pero dormir me permitió soñar.

El  anhelo de capturar los sueños

que soñaba entredormido

despertaron mis ganas de dibujar,

y los dibujos que soñaba despierto

encendieron mis ganas de escribir.


Y al darme cuenta de que tenía

tanto que soñar, 

tanto que dibujar,

tanto que escribir,

me di cuenta

de que tenía toda una vida 

que vivir antes de morir. 


Ponencia en Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental para la Sustentabilidad

Comparto aquí la ponencia que realicé en el marco del Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental para la Sustentabilidad organizado por la Red Iberoamericana del Medio Ambiente REIMA. La ponencia busca sistematizar y evaluar la experiencia de la Travesía de Aprendizaje realizada con estudiantes de Cuarto curso de Administración de Ecoturismo de la Universidad Andrés Bello en el Cajón del Achibueno, en la Comuna de Linares, Región del Maule, Chile, desarrollada a partir de la colaboración entre la Fundación Hualo, el Parque Cordillera Los Quemados, la Oficina de Turismo de la Municipalidad de Linares, la Universidad Andrés Bello y Glocalminds.


jueves, 7 de enero de 2021

Los Papalagi

Un ejercicio basado en la lectura del texto de Los Papalagi, en un módulo de Educación para el Desarrollo en la escuela Iturralde de Tiempo Libre en  Itaka-Escolapios de Bilbao, me permitió por primera vez darme cuenta del eurocentrismo que impregnaba mi cotidiano vivir. Me permitió comenzar a aproximarme a interculturalidad desde una lógica no eurocéntrica. 

viernes, 1 de enero de 2021

Ama y Ensancha el Alma!


Pego aquí la letra de esta canción de Extremoduro, que escuché por primera vez tocada a la guitarra por Mónica en un campamento.

Quisiera que mi voz fuera tan fuerte
que a veces retumbaran las montañas
y escuchárais las mentes social-adormecidas
las palabras de amor de mi garganta.

Abrid los brazos, la mente y repartíos
que sólo os enseñaron el odio y la avaricia
y yo quiero que todos como hermanos
repartamos amores, lágrimas y sonrisas.

De pequeño me impusieron las costumbres
me educaron para hombre adinerado
pero ahora prefiero ser un indio
que un importante abogado.

Hay que dejar el camino social alquitranado
porque en él se nos quedan pegadas las pezuñas
hay que volar libre al sol y al viento
repartiendo el amor que tengas dentro.