viernes, 26 de febrero de 2021

Morir, Soñar, Vivir

Cuando llegó el momento de vivir,

sentí que solo quería morir.

Así que me puse a dormir,

para no tener que vivir.


Pero dormir me permitió soñar.

El  anhelo de capturar los sueños

que soñaba entredormido

despertaron mis ganas de dibujar,

y los dibujos que soñaba despierto

encendieron mis ganas de escribir.


Y al darme cuenta de que tenía

tanto que soñar, 

tanto que dibujar,

tanto que escribir,

me di cuenta

de que tenía toda una vida 

que vivir antes de morir. 


No hay comentarios: