lunes, 23 de abril de 2018

Receta para el Lunes por la Mañana

Tome tres cucharadas de observación.
Sume veinticinco gramos de atención.
Agregue dos tazas de pensamiento.
Viértalas con cuidado en el cuenco de su cuerpo.
Añada una pizca de conciencia.

Deje reposar durante horas
hasta que emerja
un nuevo movimiento
en el espacio entre cada momento.

Observar, observar, observar,
sentir, sentir, sentir,
pensar, pensar, pensar,
intuir, intuir, intuir.

Saborear lentamente,
y comenzar a darse cuenta
de los triángulos infinitos
de las tangentes que te atraviesan
hasta que un nuevo círculo emerge
en cada transición,
evidenciando
la verdadera comunión.

Publicar un comentario