viernes, 3 de marzo de 2017

Otra vez tú, otra vez yo.

Otra vez tú.  Otra vez esa sonrisa traviesa.
Otra vez esa mirada picarona.
Otra vez esa seductora ternura.
Otra vez esa ingenuidad irresistible.
Otra vez ese hombro descubierto.
Otra vez esas generosas caderas.
Otra vez ese acento inconfundible.
Otra vez esa voz envolvente.
Otra vez ese aroma dulce y salado,
mezcla de mar y de miel…

Otra vez yo, torpe y tímido
Otra vez sin palabras, ah, ese incómodo silencio,
Otra vez cobarde y reprimido,
Otra vez, atado a mi mástil,
preso en mi jaula dorada.
Otra vez, tierra trágame.
Otra vez, pavo real convertido en avestruz.
Otra vez un beso perdido
Otra vez amante platónico.
Otra vez solo abrazado a tu recuerdo fugaz.
Otra vez escribiendo esta maldita poesía.
Otra vez, pequeño Sísifo,

una, y otra, y otra vez.
Publicar un comentario