jueves, 27 de octubre de 2011

ABRIENDO ESPACIO PARA LA ESPERANZA

Era medianoche en Olmué, en pleno Chile rural, cuando leí el titular en El Correo. ETA anunciaba el cese definitivo y permanente de la violencia armada. Cielos! Treinta años esperando ese titular! Mi padre había muerto sin llegar a verlo. Toda una vida soñando que algún día mis hijos podrían conocer una Euskadi en   paz. Una mezcla de alegría, dolor, incredulidad y esperanza me embargaron. Pasaba por ahí Karen Davis -una sabia y menuda mujer de pelo blanco y mirada oceánica- y la abracé en un espontáneo gesto de alegría y emoción. Unos segundos más tarde, sonaba la canción "Todos Juntos" de Los Jaivas. Mis pies me llevaron a bailar desde el gozo. Al día siguiente, al abrir la segunda jornada del Encuentro Mundial de Facilitadores de Espacio Abierto, compartí mi testimonio.


Aquella noche vinieron a mi tantos recuerdos de mi infancia, adolescencia y juventud vividas en una Euskadi en conflicto. Los lazos azules, mi primer buzoneo con catorce años convocando a una semana de la paz, las manifestaciones y asambleas de Gesto por la Paz, las concentraciones silenciosas de quince minutos tras cada muerte sin sentido, aquellos lunes con la pancarta en silencio en la plaza, la indiferencia de unos, el apoyo de otros, la incomprensión de algunos, el miedo y la rabia de muchos, las manos blancas, los años de secuestros concatenados, despertarme con la noticia en la radio de un nuevo atentado y la consiguiente procesión de declaraciones políticas, los amigos amenazados, las mañanas de domingo en el Batzoki, el dolor por las víctimas cercanas, el tercer espacio, aquella plataforma Getxorantz, las sucesivas treguas-trampa, los coches bomba, los paquetes bomba, las fotos de los presos en cada herriko taberna...

En este link de El Pais, se puede encontrar un respetuoso homenaje virtual a las víctimas del terrorismo de ETA.

En esta canción, el cantautor bilbaínoTontxu expresa su tristeza y su esperanza de un País Vasco en paz, en un hermoso y sencillo canto que nace del dolor que queda en la memoria.



Se abre un nuevo futuro en nuestras manos. Etorkizun berri bat ireki da geure eskuetan.
Publicar un comentario