martes, 30 de noviembre de 2010

ENTREGADO AL MILAGRO DE LA VIDA

Vaya fin de noviembre! Realmente se me juntó todo en un par de semanas. Nació Salvador, por adelantado, 20 de noviembre, 2:52 AM. Pesó 2.810 gramos, midió 46 centímetros. Cifras que no se olvidan fácilmente. Estamos felices con la llegada de este angelote a nuestras vidas!


En Chile, parece tabú llamarse Salvador. A pesar del país centroamericano y de la estación de metro, a pesar de su inspiración cristiana y del genio surrealista, en Chile sigue invocando el recuerdo de un pasado reciente y quebradizo. En todo caso, si su nombre no fuera suficientemente transgresor, la fecha en que nació tiene una connotación inevitablemente revolucionaria, por ser la misma del inicio de la Revolución Mexicana de 1910, la muerte de Francisco Franco en 1975 y el inicio de los juicios a la cúpula nazi.

Ese mismo día, facilité un Open Space en la cúpula del Espacio Índigo, al que acudieron más de treinta consultores de diversos ámbitos para conversar sobre "Consultoría Con Sentido". Almorcé un chacarero con mi amigo Jorge Rojas, que acaba de regresar a Chile tras 6 años en Barcelona y tiene proyectos re-interesantes que ligan arte, educación y comunidad. También ese día me reuní con Petra, una socia sueca de Meditra Consulting, que contrató los servicios de Glocalminds para facilitar un taller de Emprendimiento Sostenible en la Biblioteca de la Corfo a una delegación de empresarios y emprendedores suecos que venían a Chile con el apoyo del Fondo Chile Suecia.

Y por si fuera poco para un día, impartí una clase en el Módulo de Sostenibilidad e Innovación Estratégica en el marco del Diplomado en Control de Gestión para la RSE de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, que queda a solo una cuadra/manzana del Hospital Clínico de la Universidad Católica donde nació Salvador.

Esa misma semana facilité un taller de Planificación Estratégica para un grupo de médicos veterinarios propietarios de centros de salud veterinarios, que están en un proceso de fortalecimiento gremial financiado por SERCOTEC y articulado por la consultora de Excelencia y Gestión.

Otros dos proyectos que me han mantenido entusiasmado y ocupado en estos días, con constantes viajes a la Patagonia, han sido el programa de Fortalecimiento de Liderazgo de Equipos Directivos para el mejoramiento de la educación municipal en Río Bueno, con la Fundación Chile y el taller de análisis e interpretación de indicadores del Modelo de Gestión de Sostenedores en el DAEM de Frutillar, con la misma Fundación.

Parece que en efecto, Salvador llegó con el pan/marraqueta debajo del brazo, pues se reactivaron algunas posibilidades y concretaron otras significativas, como la posibilidad de colaborar en el Diplomado de Educación Matríztica Montessori, la posibilidad de colaborar con la elaboración de un plan de marketing para un parque natural en un área de protección mapuche, la posibilidad de colaborar con Emprende Joven, Endeavor y Fundación Chile para diseñar un modelo de negocio que permita la escalabilidad en la inserción del emprendizaje en la educación técnica en liceos de regiones del Sur de Chile. También co-facilitaré en enero un postítulo en Facilitación de metodologías participativas en la Facultad de Psicología de la Universidad de Chile.


Publicar un comentario en la entrada