viernes, 14 de diciembre de 2007

N'AITUN: DEJAR LIBRE

SOLTAR, DEJAR IR...


Si ni tan siquiera pueden las piedras
del río retener el agua que las refresca,
ni las hojas del árbol atrapar
la brisa que las hace reír,
ni las arenas de la playa
absorber todas las olas del mar,
¿Cómo osará mi mirada apresarte,
aunque sea por un instante,
a tí, belleza efímera y fugaz?

Tan solo cuando la flor detenga a la abeja,
y las hojas de otoño no caigan más,
cuando las nubes se roben el viento
o el rojo magma duerma bajo el volcán,
tan solo entonces, tu alma me dejará volar.

Con llantos alegran los hijos los hospitales,
cuando añoran el calor de la matriz.
Con húmedos, salados y tristes besos,
despiden a los marinos en los puertos
En silencio, con abrazos, los amantes
detienen el tiempo de las estaciones.
Con el corazón y los brazos abiertos
esperan los padres en los aeropuertos
Sin lágrimas ni suspiros recuerdan
los viudos en los cementerios.

Si amar es volar,
y dejar volar no es dejar de amar...
¿Por qué retener, atrapar y sufrir
cuando podemos soltar, reír, fluir…?
Publicar un comentario