martes, 30 de octubre de 2007

LA MICRO DE LORENZO

Solía subirme en la 234, Cerro Navia – Las Condes. El chofer se llamaba Lorenzo. Me gustaba invitar a las gringas que venían de intercambio a la Católica, para darles su primera lección de economía chilensis. Mostrarles cómo cambian las calles, los edificios, los rostros, la vestimenta, los acentos. Podían recorrer en una hora en micro toda la curva de Lorenz, una gráfica que mide la distribución de la renta en una economía. Cuanto más abajo, más pobres. Cuanto más arriba, más ricos. Ahora, tengo que hacer dos transbordos, pero la curva se mantiene. Cosas de la Micro-economía.
Publicar un comentario