martes, 20 de marzo de 2018

Orixas


Una noche al final del verano,
en el centro de la ciudad,
 una fiesta de cumpleaños
se disponen a celebrar.

Vienen de Bucaramanga, Cali,
Quito, Monterrey, Macul,
Calama, El Monte y Bilbao...
Llegan de distintos rincones
con sus acentos, sabores,
latitudes y colores,
y se reúnen en el mismo Club
donde antiguamente brilló
el legendario Habana Vieja
en Tarapacá con Santa Rosa.

Riéguese con cerveza abundante,
pisco sour, piña colada,
 una pizca de limón y sal,
 acompáñese con quesadillas
y una tabla de quesos y aceitunas.

Retazos de una historia,
a la mitad de la vida vivida,
aprendices y maestros,
socias y amigas,
compañeros de mil batallas,
danzantes de dragones,
hadas, magas, brujas,
soñadores de un mundo naciente,
amantes platónicos y carnales,
 hasta un alcalde comunista
y el infaltable viejo curahuilla...

Pasado, presente,futuro y fantasía,
comen, beben, bailan y celebran
al son del mismo son.
Cuarenta no se cumplen cada día,
aunque ojalá así fuera cada noche!

Salsa, bachata, merenge,
cumbia y reggeaton...
en el baile los humanos
 disuelven sus culpas,
coagulan sus placeres
en una alquimia de
cuerpos, ritmo y sudor,
volviéndose dioses,
humanos deificados
 como Orixas liberados.
Publicar un comentario