viernes, 16 de septiembre de 2016

Sueño despierto

De día sueño una noche con dos lunas.
Tú, transformada en sirena
Yo, Ulises sin mástil ni remedio.
Caigo entre la salada espuma
náufrago de tus caderas...

Y convertido en cometa
atravieso la vía láctea
de tus pecas ahogadas
en un océano de estrellas.

Por suerte, despierto,
abrazado a mi ancla,
suspiro,
encadenado en oro
y te veo a lo lejos
perdiéndote,
humana nuevamente,
dejando como única estela
un tenue brillo
entre las sombras de la ciudad.
Publicar un comentario