viernes, 4 de marzo de 2011

EL CAMINO DEL GUERRERO Y LA PARTERA

Durante la última luna llena de febrero, estuve co-facilitando -con María Glauser, Valentine Giraud y Cecilia Muñoz-, un taller de Art of Hosting en Zárate Isla, Luque, cerca de Asunción Paraguay, con el título del Arte de Convocar y facilitar conversaciones para la transformación social, convocado por la iniciativa HUB Asunción. Fue una experiencia muy inspiradora y casi sanadora. Visitar Paraguay era un sueño de infancia, desde que vi la película "La Misión" e investigué sobre las reducciones jesuíticas guaraníes. Justo un año antes, en el frío invierno sueco, durante el Art of Hosting Karlskrona, asumí un compromiso vital de difundir estas prácticas de liderazgo participativo, colaborativo, auténtico y sustentable en el mundo hispanohablante. Un año después, en el corazón de Sudamérica, rodeado de selva y de mosquitos, allí estábamos, facilitando un "Tereré del Patio", el nombre local con el que bautizamos al World Café.


Con la sabiduría que solo la vida sabe, nuestras sendas se entrelazaron sincrónicamente, y un año después el encuentro llegó a soplar sobre las brasas que mantienen vivo el fuego sagrado de aquella llamada. El poder de la naturaleza, expresado en una torrencial lluvia me enseñó a soltar la espada, a soltar el control. Los árboles fueron y serán testigos de lo que allí se con-versó.

Retomando el camino del Guerrero y la Partera, regresé de Paraguay y tras 7 meses de vivir de allegados en Conchalí, nos hemos mudado a nuestro nuevo departamento, en un lugar muy céntrico y fronterizo, emblemático y estratégico a la vez. Ubicado a la orilla del río Mapocho, entre la histórica Recoleta y el multiculturla Patronato, entre la mundana Chimba y el plural Parque Forestal, entre la popular Vega y el glamour del Bellas Artes, entre la concurrida Estación Mapocho y la bohemia Bellavista. Amanda ha vuelto a su Jardín y Salvador espera su pronto bautizo con el Padre Pepe.

En estos días de final de verano, he estado leyendo el inspirador libro "De la cultura del Ego a la cultura del Alma" de la excepcional antropóloga chilena Patricia May. Su lectura me ha invitado a reflexionar sobre el necesario descenso a nuestras sombras. También he estado abriendo conversaciones interesantes.

Por ejemplo tuve un encuentro con Pablo Reyes de Plataforma Aurea, con quien, en el marco de su investigación, conversamos sobre las metodologías de aprendizaje para el emprendimiento y con quien compartí los hallazgos del viaje de aprendizaje en el que visitamos las escuelas más innovadoras para agentes de cambio de Europa, que quedaron reflejados en la tesis, que tras ser presentada el pasado enero en el Congreso Internacional sobre Aprendizaje Experiencial fue aceptada para ser presentada en el XVII International Sustainable Development Research Conference en el Earth Institute de la Universidad de Columbia en New York el próximo mayo.

Tuve la oportunidad de conocer a Gonzalo Muñoz y María Emilia Correa de Triciclos, quienes también están organizando una cumbre de líderes para la sustentabilidad para el próximo octubre. Me reencontré con Rodrigo de CLB Consultores, con quien participé hace dos años en un proyecto en el marco de la Reforma Previsional. He estado en reuniones con Enrique Vergara y Claudia Raffo para diseñar el futuro de Outofthebox.

Publicar un comentario en la entrada